Así llegó…
Y ASÍ SE HA IDO 

Pocas palabras más podemos añadir a estas imágenes, que no sean para daros el más enorme agradecimiento a TODOS aquellos que habéis hecho posible que nuestro TIBBERS pueda vivir hoy este momento.
Hace ya casi un año que Tibbers llegó a nuestras manos en el estado en el que veis en las fotos. Con una leishmaniosis bestial y el riñón afectado. Estaba tan mal que temimos por su vida en incontables ocasiones.

Tras siete meses de lucha, de todo tipo de medicación, de baños terriblemente desagradables cada dos días, de dieta especial, de visitas casi diarias al veterinario, decenas de analíticas y mucho, muchísimo amor, nuestro grande superó la enfermedad y se curó por completo, llegando incluso a negativizarla.

Y, al fin, diez meses después de volver a encontrarnos con él en aquellas terribles condiciones, nuestro Tibbers, nuestro niño, uno de los perros que más hemos querido jamás… HA ENCONTRADO A SU FAMILIA 

Nos encantaría contaros cómo nos sentimos en estos momentos pero es imposible encontrar las palabras. Emoción, nervios, orgullo, alegría, tristeza por verle marchar, agradecimiento… los sentimientos se nos agolpan en la cabeza, creando un batiburrillo de altibajos, y somos incapaces de destacar uno de ellos. Nuestro grande se nos va, irremediablemente ha llegado el momento de decirle adiós. Ese momento tan esperado como temido, y deseamos que esta vez SEA PARA SIEMPRE.
Después de ser maltratado, abandonado, olvidado y, de nuevo, abandonado y enfermo, TIENE QUE SER PARA SIEMPRE.

Muchísimas gracias Arantxa y familia por darnos la confianza suficiente para dejar a nuestro grandullón en vuestras bondadosas manos. Gracias por ponerlo todo tan fácil, por venir a recogerle para que no sufra el estrés del viaje, por poner todo el cuidado del mundo en que se sienta cómodo y tolere bien otro giro de 180 grados en su vida. Gracias por enamoraros de él, y por adoptar a un perro adulto, enorme y que ha padecido la leishmaniosis. De corazón, GRACIAS. Por favor, cuidadle y amadle como jamás le han cuidado y amado.

GRACIAS INFINITAS a TODOS los que le habéis ayudado de mil formas, desde todas partes. En especial a sus padrinos Paski y Juan Carlos, a María (adoptante de nuestro Lennon), a los voluntarios de El Cisne Negro por recaudar medicinas para él, a TODOS. Habéis sido muchísimos los que os habéis volcado con él y podríamos pasarnos la vida dándoos las gracias.
Sentíos orgullosos. Celebradlo junto a nosotras. Porque sí, lo habéis conseguido. HABÉIS SALVADO A TIBBERS 

Nuestro grande se nos va a Madrid, donde será el príncipe mimado que siempre debió ser, compartiendo trono con su nuevo hermanito Flippy con el que ha congeniado genial 😊

Ahora sí, vida nuestra, nos despedimos de ti. Orgullosas de haber formado parte de tu vida. Por favor, que esta vez sea para siempre y, si te volvemos a ver, que sea sólo para decirte que tomamos la mejor decisión de nuestras vidas.
Te amamos, siempre.

TIBBERS, adoptado en Madrid