A Chaplin lo encontraron con la barbilla y boca desfigurada, posiblemente por una caída o atropello. Nuestras veterinarias hicieron un trabajo espléndido de “cirugía estética” y consiguieron convertirlo en un gatito adorable.