¡QUIERO ADOPTARLA!
  • Edad: 4 meses
  • Raza: Galgo
  • Tamaño: Mediano – Grande
  • Carácter:
  • Compatible con otros perros.
  • Estado de salud: Bueno.
  • Estado actual: En acogida.
Rescatado el 4 de Agosto de 2020
Un nuevo ángel ha venido para iluminar nuestra vida, su nombre es LEILA y su llegada a la manada ha sido una bonita casualidad ❤️
Nuestros compañeros Miguel y Belén se encontraban en un veterinario de Huelva tras rescatar a un perrete para el que les habían pedido ayuda. Estando allí, por casualidades de la vida y por encontrarse en el lugar adecuado y en el momento preciso, fueron testigos de la llamada de una particular que pedía a la veterinaria el número de la perrera de la zona para dejar en ella a un cachorro que se acababa de encontrar. Miguel y Belén, al oírlo todo y siendo incapaces de permitirlo, pidieron a la chica que no lo hiciera y que llevara a la perrita a la clínica donde se encontraban para solucionarle la vida como merecía.
La cachorrita resultó ser esta absoluta preciosidad. Una galguita de unos 3-4 meses en cuyo pequeñísimo cuerpo se marcan todas las consecuencias del abandono. Está desnutrida, agotada y anémica debido a la cantidad de garrapatas que tenía. Su cansancio era tal que, una vez despojada de los bichitos que le robaban la sangre y a pesar del miedo y la incertidumbre, cayó desplomada en la mesa de consulta. Os dejamos en comentarios la “escabechina” que supuso quitarle todos los parásitos y espigas que tenía adheridos al cuerpo. Una tremenda lástima que un animal tan pequeño tenga que enfrentarse a un estado tan lamentable…
Afortunadamente la pequeñina ya está a salvo, y le hemos prometido salud, amor y una familia que no permita que vuelva a sufrir una situación como la que ha vivido 🙂
Bienvenida LEILA ❤️
Buscamos casa de acogida en Sevilla para ella o adopción en cualquier provincia, a la que podrá viajar cuando esté totalmente recuperada y fuera de peligro.
veroadopciones@hotmail.com
ireneadopciones@gmail.com
Repetimos reflexión:
LEILA es muy bonita, cariñosa y buena, pero es un cachorro de galgo con necesidades exigentes y una juventud que aún debe aflorar en forma de trastadas, locuras y rebeldía. Durante el tiempo que permanezca bajo nuestro cuidado nos encargaremos de ayudarla a socializar, aprender normas y a convertirse en una compañera de vida apta para todo el mundo, pero no sabemos lo que ha sufrido hasta ahora ni los problemas de conducta que puedan derivarse de una infancia posiblemente traumática y sin la socialización adecuada. Gran parte de su futuro carácter y personalidad dependerán casi en exclusiva de la responsabilidad y tutela de sus nuevos papás, así que os pedimos que, antes de lanzaros a adquirir un compromiso de por vida con ella, estéis seguros de que podéis cumplirlo y asumir todas las necesidades que demanda.