¡QUIERO ADOPTARLA!
  • Edad: 1 años
  • Raza: Galgo
  • Tamaño: Grande, 24kg
  • Carácter: Sin miedos, súper cariñoso y bonachón. Energía altita. Está aprendiendo a vivir en un hogar.
  • Compatible con otros perros.
  • Estado de salud: Sano
  • Estado actual: En acogida.
Llegó a nosotras el 4 de Noviembre de 2020
Un galgo ha aparecido esta mañana en la zona donde vive una de nosotras; zona de caza donde las haya en la que todos los años nos toca ver galgos y podencos abandonados, que se pueden contar por decenas en cuanto el inicio de la temporada da el pistoletazo de salida. El pequeño ha venido y nos ha dicho “hola qué tal”, ha pedido permiso para entrar, se ha acomodado como ha querido y ha zanjado el tema con un “ok, ahora vivo aquí”. Y es que qué queréis que os digamos, se nos ha caído el mundo encima cuando su cuerpo, delgado y hambriento, se ha desplomado en el césped y él se ha quedado tan relajado que hasta parecía que en su cara se dibujaba una sonrisa. Después le hemos invitado a probar una camita, que al principio no quería pisar porque no tenía idea de que eso existía, y entonces hemos sabido que este peque jamás volverá a pisar la calle. Justo a tiempo, pues se avecinan lluvias fuertes y sólo con pensar en el montón de animales que tendrán que enfrentarse a ellas en las próximas horas, se nos congela el alma. Él, al menos, no será uno de ellos.
Por supuesto no tiene chip. Ninguna sorpresa.
Dadas las fechas, con la temporada de caza recién estrenada en octubre, la zona y la deficiente condición corporal que traía nuestro pequeño amigo, sabemos que hasta ahora no ha sido más que una herramienta. Un descarte, quizás, de los muchos que tendrán lugar estos meses. O, tal vez, la criatura ha decidido armarse de valor para escapar en busca de una vida mejor. Y ante eso no tenemos nada que decir. Esperaremos unos días por si hay alguien buscándole, pero muy mucho se lo tiene que currar, quien sea, para que le neguemos a este animal la vida que merece.
Es un galgo muy joven, de posiblemente menos de un año, orejas inmensas y un carácter, como veis, demasiado maravilloso.
Lo de llamarle JUMBO no ha sido un capricho y en las fotos la explicación. ¡Va sin orejas el amigo! 😂
Es muy simpático porque, además de las orejas gigantes, Jumbo tiene enognatismo. Esto es, que su mandíbula superior sobresale de la inferior. Y, ¿sabéis? Hay cazadores que los descartan simplemente por ese “defecto”. En fin 🤬
Hanah, una persona tan bonita como su nombre, se ha ofrecido a ser la mami de acogida de Jumbo para cuidar de él y enseñarle un pequeño avance de la que será su nueva vida.
Esta semana le llevamos al vete para conocerle mejor y valorar su estado de salud. Si todo va bien, dentro de unos días okupará la casa de Hanah y muy pronto estará en adopción 💙
Bienvenido flacucho. Hasta tenemos que darte las gracias porque nos estábamos tirando de los pelos por no poder ayudaros en estas fechas tan complicadas para vosotros.