Gordal


🐶  Raza: Cruce galgo
🐶  Tamaño: Grande
❤️  Carácter: Juguetón, cariñoso, sociable, es el más independiente de sus hermanos.
🐾  Compatible con perros y gatos
🩺  Estado de salud: Sano
🏠  Estado actual: En acogida


Llegó a nosotras el 13 de Julio de 2021
Todo comenzó con la llamada de socorro de nuestra amiga Patri. Acababan de recoger a cuatro bebés en condiciones lamentables, desnutridos, deshidratados y heridos. Luego encontraron a tres más. Sus cuerpecillos maltrechos eran hogar de pulgas y garrapatas que se contaban por decenas.  Su vida se estaba apagando y no había más que hacer que pedir ayuda desesperada. Las primeras atenciones veterinarias que recibió revelaron la causa que nos temíamos: de nuevo, parvovirus. Pero aquí están ahora después de haber superado una de las enfermedades más peligrosas que pueden padecer los bebés. Están fuertes, alegres y deseando encontrar ese hogar que les prometimos.
Me llamo GORDAL.
No, no estoy gordo ni mucho menos. De hecho, como todo galgo que se precie, más bien soy delgado y esbelto. Aunque el nombre me viene al pelo si tenemos en cuenta lo mucho que me gusta la comida. Dicen por ahí que debo tener cruce con una aspiradora. Soy de buen comer, qué le vamos a hacer 🙃 Pero no. Mi nombre surgió porque a alguien le pareció buena idea ponernos a mis hermanos y a mí nombres de aceitunas porque cuando nos conocieron éramos bolitas tiernas y riquísimas. ¿Existe alguien en el mundo a quien no le gusten las aceitunas? Pues eso. Aunque al poco de ponernos a salvo, fijaos qué cosas, nos pusimos todos malitos y hubo un tiempo en el que nos parecíamos más a esas aceitunas malajosas y esmirriás que son todo hueso y tienen, si acaso, dos bocaos. Menos mal que todo quedó en un susto y rápidamente nos convertimos en gordales. Y de las que vienen bien aliñás, por supuesto.
En fin, al grano. Todo esto os lo cuento porque tres de mis hermanos han adoptado humanos y cada día nos dicen que nos estamos perdiendo todo lo bueno. Nos cuentan que tienen sus propios sofás donde duermen largas siestas y sus humanos tienen los móviles petaos de fotos en posturas imposibles; que los han entrenado para sacarles a pasear muchas veces al día, y hasta saben tirarles una pelota con la que se lo pasan en grande. También nos cuentan que los humanos son dispensadores de chuches con piernas, y que, en ese lugar al que llaman hogar, hay una zona especial que esconde comida por todas partes. Dicen que, si eres una mijita espabilao y no te pillan, te puedes poner las botas. Y que ese hogar está lleno de juguetes de todo tipo y camas a demanda, porque si no te gustan puedes destrozarlas e inmediatamente aparecen modelos nuevos.
Mirad, yo no es por ser mala gente, que me alegro mucho por mis hermanos; pero un poquito de envidia sí que me da, porque resulta que soy el único de la familia por el que no ha preguntado nadie y no lo entiendo. Yo también sé dormir en posturas imposibles para que te hartes de hacerme fotos y se las enseñes a los demás humanos para que se crean que me he roto. También sé entrenaros para que me saquéis a pasear y, si os gusta, podéis lanzarme una pelota y ya veré yo si os la devuelvo. Quiero mi propio humano dispensador de chuches y mi zona especial del hogar donde siempre hay comida a libre disposición. Quiero tener mis propios juguetes para cansarme rápidamente de ellos y divertirme destripando la camita que me compres para hacerte creer que ha explotado.
Pero, sobre todo, quiero adoptar un humano cariñoso y bueno que me dé caricias y besitos y me recuerde lo guapo que soy todos los días, porque esa parte, según mis hermanos, es la mejor de todas.
Soy Gordal, tengo 5 meses y busco humano para adoptar. Estoy en Sevilla, pero puedo viajar a donde sea necesario.
Si estás disponible para mí, escríbeme.
veroadopciones@hotmail.com
ireneadopciones@gmail.com
¿Nos ayudas con su preparación veterinaria?