Hola a tod@s, mi nombre es Fermín. Creo que mi nombre no ha sido elegido al azar, Fermín viene del latín (que ya rima) y significa firme, sólido.
Y creo que eso hizo que me encontraran vagando por las carreteras, escapando de ser una herramienta y lleno de ganas de buscar una oportunidad.
Al principio desconfíe, porque claro, ponte en mi lugar, ¿por qué alguien me iba a dar comida y agua sin pedir nada a cambio? Resultaba cuanto menos raro y nuevo.
Poco a poco gane fuerzas y me cogieron, sí sí, así fue, la verdad que en el fondo pensé que era mejor así, vivir con miedo era bastante estresante!
Durante un tiempo, no puedo saber cuánto, la verdad es que no llevo muy bien eso de los tiempo, al principio me impaciento y luego solo espero, el tiempo es demasiado relativo, ¿verdad? Pues eso, que me lío, vivía en un refugio muy chulo, con mogollón de amigos, unos más feos, otros más gordos, sí lo sé, es que soy bastante guapo y estilizado!
Un día algo pasó, solo recuerdo confusión, luces y una sensación de enorme tristeza, tod@s nos pusimos muy nervios@s, los que para mí y mis hermanos eran nuestros padres, no volvieron, pero se que ellos nos querían, por eso estoy seguro de que no me abandonaron, sé que no fui otra vez un descarte, sé que sus voces, sus caricias y sus juegos hablaban de amor hacía mí, así que aunque no sé qué pasó, sé que me salvaron y que eran mi familia!
Después de unos días extraños, mi manada se fue, y acabé en una casa con otra gente que noto que me quiere mogollón, pero también sé que es un sitio de paso.
Dicen que tengo dos años, yo me siento supe jjoven, pero bastante centrado, no soy como esos compis que muerden cosas, que a los dos minutos de actividad se quedan dormidos y que son como unas bolitas pequeñas!
Me llevo genial con todos, hago colegas, es lo que tiene ser Fermín, me gusta la actividad, pero tampoco es necesario pasarse el día por ahí, porque lo que he descubierto es que me flipa es el sofá, bueno, el sofá, una mantita y amor, eso último me encanta!
No le guardo rencor a nada ni a nadie, ni tampoco tengo miedo, soy un galgo valiente!
Se que me dan unas cosas para estar bien, eso que nos pasa a algunos cuando nos ha picado un bicho, pero vamos que con mi movimiento de rabo ya se espantarlos.
Os podría contar muchas cosas más, pero igual es mejor que me conozcáis y así con mi encanto natural sobrarán la palabras, bueno, y con mi mirada llena de ternura.
Busco muchas cosas: restos de pan, algún calcetín desparejado, el calor cuando alguien se levanta del sofá, mimos,…. Pero sobretodo busco una familia que también me busque a mí, que me quiera, que me dé alguna chuche, pero lo más importante: qué sepa que mi amor es el más puro e incondicional!

Relato para Fermín, de Ana 💜

FERMÍN, galgo de dos años en adopción.
Está en Sevilla, pero puede viajar a donde sea necesario.
veroadopciones@hotmail.com
ireneadopciones@gmail.com