“Me he enterao de que ni una vez habéis preguntao por mí y vengo a poneros firmes.
Me llamo VALENTINO y cuando vivía en la calle era el rey de mi colonia. Los tenía a todos enamoraitos y comiendo de mis patitas, ¿qué es eso de que ahora tenga que estar mendigando una acogida?
Resulta que soy eso que llaman “invisible” porque los humanos, además de ciegos, sois mu especialitos a la hora de escoger al gato que dominará vuestras casas. Os explico:
– Al parecer el color es muy importante. Si eres blanco o gris has triunfao pero si eres de otro color, estás gafao a la hora de encontrar familia.
– La edad. No entiendo como os gustan los gatitos bebés… Si son demonios con bigotes y garras, por dió, que están fatal de las cabezas!!! A los adultos como yo ya se nos ha pasao la edad del pavo y no damos disgustos.
– Eso que llaman raza… Qué más quisiera yo que haber nacío persa o angora para que los humanos os hubierais dao guantás por mí. Pero no, me tuvo que tocar ser “común europeo”, que también es una raza pero claro, no suena tan pomposo.
– Los positivos. Ay! Que miedo le tenéis a los positivos! Sí, soy positivo a inmuno pero oye, que eso es como el que tiene un tío con diabetes. Que no pasa na! La inmuno se contagia si el gato es un bruto de cuidao y va soltando a sus congéneres bocaos de esos que hacen sangre. Y aquí un servidor es el Gandhi de los gatos y cree en la paz por encima de los bocaos. Además, me tuvieron que quitar todos los dientes, así que es prácticamente imposible que le pegue ná a ningún posible compi gatuno.
Y ahora lo importante:
Yo, Valentino, gato común europeo atigrado, con 8 añitos de ná, positivo a inmuno y sin dientes, fue salvado de morir en la calle. Ahí descubrí que no hay nada mejor que acurrucarse en el regazo de los humanos, por mu raritos que seáis. Que las caricias molan tela y que un gato tan especial como yo, con tanto amor para dar y con tanto sufrimiento a sus espaldas, no puede ni quiere seguir viviendo en un baño y que para recuperarme de la operación necesito una acogida que me dé un montón de cariño.
Venga, que no voy a preguntar ni de qué color es tu pelo, ni tu edad, ni tu raza 😉“.
Relato para Valentino, de Tamara 💜👏
Valentino necesita casa de acogida en Córdoba muy urgente porque en la residencia no termina de estar bien y además es posible que haya que volver a operarle para quitarle los pocos dientes que le quedan.

Que alguien se anime, porfa 🙏

 

veroadopciones@hotmail.com
ireneadopciones@gmail.com – 695 81 57 88 (SÓLO WhatsApp)