Él, que ha conocido el horror.
Que ha sufrido el sadismo de un niño sin límites, que puede manejarte a su antojo.
Que lo han tratado como a un juguete roto, poniendo a prueba su capacidad de superviviencia encerrado en un trastero.
Él, que ha sido perseguido en su último intento por sobrevivir.
Que ha perdido a su hermana por el camino.
Que un poquito más, y no estaría yo hoy aquí escribiendo esto.
Después de todo, él, nos ha perdonado.
Ha conocido a varios ángeles que lo han salvado, lo han alimentado y lo han amado.
Lo han tratado como a un ser con alma, que no es ni más ni menos, y él nos lo ha perdonado todo.
Solo hace falta mirarle a los ojos para entender esa capacidad infinita de amar y de perdonar.
Pero, por favor. No le hagas tener que volver a perdonar nada.
Ábrele tu corazón y tu casa, y deja que invada ambos lugares para que podáis ser felices juntxs, porque ese gatito pegado a un ratoncito de peluche te va a cambiar la vida, te va a enseñar tanto que no vas a poder creerlo, y no van a quedar estrellas a las que agradecer haber leído esto hoy, y haber tomado una de las mejores decisiones de tu vida.
Relato “Él, que ha conocido el horror”, de Patricia 💜
FÍGARO, gatito de un año en adopción.
Está en Sevilla, pero puede viajar a donde sea necesario.
veroadopciones@hotmail.com
ireneadopciones@gmail.com