8 de Diciembre de 2020

Con las miradas perdidas en el caos de quien no sabe qué será lo próximo que tendrá que afrontar. Incapaces de mirar a los ojos de quien sostiene el otro extremo de la correa porque no entienden, no imaginan, que esas manos sólo quieren ayudarles.

Con los huesos a flor de piel, las barrigas vacías de alimento y el corazón de sentimientos.
Con los cuerpos agarrotados, temblando, esperando recibir el siguiente golpe.
Así han llegado los cuatro galgos para los que pedíamos ayuda ayer.
Al final son tres hembras y un macho.
Están muy asustados y nos miran con ojitos que gritan “por favor, no me hagas daño”, pero no será difícil ganarse de nuevo la confianza que les han quebrado. Todos, salvo la preciosidad negra y blanca a la que habrá que convencer con más cariño y atención, han dado sus primeros pasitos hacia el amor y parece que les está gustando.
La pequeña se llama PERSIA, tiene alrededor de un año y es una galguita diminuta. Directamente la hemos invitado a pasar unos días en casa porque su estado es realmente lamentable, con todas las papeletas para dar positivo a nuestra vieja amiga leishmaniosis y a la que, si finalmente está, vamos a echar por la fuerza.
La hembra atigrada se llama ONA, y las compañeras de Galgos del Sur le han abierto las puertas de su refugio para que pueda comenzar con ellas una nueva vida, lejos del maltrato de quien la abandonó y apoyando una labor que a nosotras solas nos hubiera costado la vida.
Los otros dos, un macho atigrado precioso e imponente y una hembra blanca y negra con un miedo que casi se puede palpar, de unos 2-3 años ambos, permanecerán en nuestra residencia de confianza hasta que consigamos casas de acogida para ellos. Todas las gracias del mundo a nuestro Sergio por atendernos cualquier día, y a cualquier hora, cuando de salvar una vida (o cuatro) se trata.
Aún no tienen nombre, y ese importante cometido de ofrecerles una identidad, lo vamos a dejar en vuestras manos 🙂
Pocas cosas en la vida nos duelen tanto como la mirada de un animal recién rescatado. También, son pocas las cosas que nos hacen más ilusión que ver el cambio que experimentan esas miradas cuando conocen el amor.
Bienvenidos a la vida 💜
Si quieres ser casa de acogida, escríbenos:
veroadopciones@hotmail.com
ireneadopciones@gmail.com
Si quieres ayudar a sufragar sus gastos de residencia, analíticas y tratamientos, puedes hacerlo:
✔ Enviando un donativo por transferencia bancaria 👉 LA CAIXA: ES31 2100 6091 7902 0003 9666
Concepto: galgos
✔ Enviando un donativo por Bizum: 695815788
✔ PayPal: Adopta_Mestizos@hotmail.com
(importante indicar que es para familiares o amigos, si no, PayPal se queda con dinero)
✔ Uniéndote a nuestro grupo Teaming para ayudarnos a salvar vidas por un solo euro al mes 👉 https://www.teaming.net/adoptamestizos
8 de Diciembre de 2020
Lo primero que hizo al llegar a casa, fue quedarse paralizada frente a las escaleras de entrada. Para ella eran como un obstáculo que se creía incapaz de superar. Luego le dio miedo que de un cacharro del suelo saliera comida, pero era tal el hambre que tenía, que sacó valor suficiente para superarlo en cuestión de segundos. Le sorprendió también que el cacharrito de al lado tuviese agua. Metió el hocico y se lo empapó entero porque no se lo esperaba. Más tarde, inocente ella, intentó atravesar un espejo porque jamás habría esperado que pudiera existir una pared que reflejase lo que tenía detrás. Al final, tras dudar unos minutos, conoció el sofá y ahí se quedó toda la noche hasta que la invitamos a conocer su nueva cama, de la que todavía no se ha levantado mas que para hacer pis y caquita.
Y así es como una perrita que no ha pisado un hogar en su vida, se va acostumbrando a lo bueno poco a poco 🙂
Mañana vamos al veterinario con ella y toca cruzar dedos, patas y lo que se os ocurra para que lo que tenga sea sólo el susto, hambre y mala vida.
Buenas noches, PERSIA 💜
Si quieres ser casa de acogida, escríbenos:
veroadopciones@hotmail.com
ireneadopciones@gmail.com
10 de Diciembre de 2020
Positiva a leishmaniosis y ahora, también, epiléptica.
El vídeo que grabamos anoche para sus veterinarias no lo vamos a subir porque no creemos necesario enseñar imágenes tan desgarradoras. Sufrió varios ataques en menos de tres horas…
Ahora toca esperar los resultados del laboratorio, decidir qué tratamiento seguirá y rezar para que lo que vivió anoche sea un episodio aislado y no otra enfermedad a la que enfrentarse.
Tiene unos dos años y pesa 12 kg.
Persia, ahora mismo, es tan frágil como cuentan sus ojos. Da cosita tocarla por si se rompe, pero vamos a luchar mucho para que a ellos llegue toda la fuerza que necesita para recuperarse. Ya se va dando cuenta de la maravillosa vida que la espera y no quiere perdérsela por nada del mundo.
12 de Diciembre de 2020
Todo listo para empezar nuestra lucha 💪
El título de leishmania no es muy alto, los riñones están bien, tiene mucho apetito y por ahora no ha vuelto a sufrir más ataques epilépticos.
Tenemos anemia, las defensas por los suelos y una pododermatitis para la que ya está recibiendo sus curas. Dentro de lo malo, tenemos muchos puntos a nuestro favor y todas las esperanzas del mundo puestas en ella 🙂
PERSIA se va a poner bien y va a deleitarnos con la belleza más espectacular del mundo 💜
Hoy comienza un camino difícil, lleno de medicinas, analíticas y visitas constantes al veterinario para que Persia pueda superar la enfermedad y disfrutar de la vida con la que hasta ahora solo ha podido soñar.
17 de Diciembre de 2020
PERSIA nos ha acompañado para una revisión exprés, y nos alegra decir que ha ganado UN KILAZO en apenas una semana que lleva con nosotras. Una muy buena señal de que el tratamiento está haciendo efecto. Mañana a las diez tenemos cita para hacerle un estudio más completo y buscar una posible causa a sus ataques epilépticos. Cabe la posibilidad de que sean de origen hepático, pero no se descarta que todo sea consecuencia de la maldita leishmania. Mañana sabremos más 🤞
8 de Febrero de 2021
Al final las que le provocaban las diarreas a doña PERSIA eran unas señoras giardias que claro, hay que tratar cuanto antes porque ya lo que le faltaba. No sabemos cuánto tiempo lleváis con nosotras, pero nuestra relación con las giardias se remonta a los albores de la humanidad o por ahí más o menos porque no hay manera de librarse de ellas. Porque no las podemos ver, si no las dábamos en adopción también 😅
Ahora mismo vamos a ir a comprar sus pastillitas (Panacur), que deberá tomar durante 5 días y a ver si hay suerte y las desterramos a la primera 🙂
También deberá tomar durante algunos meses un piensito gastro, porque después de tantas semanas con diarrea tiene que tener el digestivo como si le hubiesen tirado bombas.
Piensito y pastillitas que claro, van a costar un riñón.
20 de Febrero de 2021
A falta de recibir los resultados de su última analítica, nos enorgullece anunciar que PERSIA ya está lista para ser adoptada 🙂
La leishmaniosis está muy controlada, no ha vuelto a tener ningún ataque y su aspecto es sano y fuerte. Ya casi, casi podemos cantar victoria y gritar bien fuerte que nuestra pequeña lo ha conseguido 💪
Persia es una galguita de dos años, posiblemente menos.
Es de las galguitas más pequeñas que hemos acogido en la familia, con apenas 15 kg de peso. Un suspirito.
Su pelito es suave, sus ojos enormes y sus orejitas largas. Poco a poco va entendiendo que la vida puede ser bonita y ha descubierto los juegos, las carreras y lo guay que es robar comida cuando nadie te ve 🙃
De su carácter sólo podemos contaros maravillas, pues no ha dado un ruido desde que la tenemos.
Debido a sus dos apellidos, la adopción de Persia puede resultar difícil.
Es leishmaniósica y epiléptica. Lo que supone que tendrá que tomar medicación de por vida y llevar seguimiento veterinario varias veces al año.
Pero con lo buenísima que es, y después de todo lo que ha luchado, lo mínimo que esperamos es encontrar una familia que la merezca.
Está en Córdoba, pero puede viajar a donde sea necesario.
veroadopciones@hotmail.com
ireneadopciones@gmail.com
25 de Abril de 2021
Para ser sinceras, pensábamos que PERSIA se iba a convertir en una invisible y pasaría mucho tiempo con nosotras. Quienes habéis seguido su caso sabéis que, aunque nuestra niña es muy fuerte y ha superado como una campeona todos los baches que le ha puesto la vida, va a necesitar cuidados especiales para siempre. Por muy guapa, guapísima, y buena (la más buena del mundo) que sea, pocas personas están dispuestas a asumir la responsabilidad que conlleva el cuidado de una perrita con leishmania y, además, epiléptica. Una epilepsia que todavía no se ha llegado a controlar del todo y para la que sigue necesitando atenciones e ir barajando opciones para mejorar su calidad de vida. Os aseguramos que esas personas son muy, muy pocas. Y, aunque sabíamos que nuestra pequeña encontraría algún día a esa persona especial a quien no le importara poner su mundo patas arriba para traer esperanza al suyo, no imaginábamos que sería tan pronto.
Elena ha llegado en un momento en el que necesitábamos de verdad sentir que había esperanza para nuestra Persia, y que existía alguien que realmente estuviera dispuesta a enlazar su vida con la suya para ofrecerle los cuidados que necesita.
Elena llegó con las cosas muy claras, sabiendo a lo que se enfrentaba; con miedos, como es normal, pero totalmente dispuesta a asumirlos y superarlos junto a Persia. Sabiendo, también, que Persia todavía no está totalmente estable y que recaería sobre ella la responsabilidad de seguir ayudándola como nosotras hemos intentando hacerlo mientras ha estado bajo nuestro amparo.
Todavía no nos lo podemos creer…
La semana pasada vino a Córdoba a recoger a la pequeña y, desde entonces, se enfrentan juntas a una nueva aventura. Sabemos que no será fácil, que ambas tendrán que adaptarse a una vida nueva y que deberán seguir superando muchos baches porque con Persia cada día es una tómbola donde te puede tocar el mejor, o el peor. Pero las ganas que Elena le pone a todo lo que hace, el cariño con el que nos cuenta cada vivencia y la templanza que nos ha mostrado ante situaciones complicadas, nos han transmitido la confianza que necesitamos para apostar por ella y dejar en sus maravillosas manos a una de nuestras niñas más queridas y especiales.
No todo el mundo tiene el corazón tan grande y tantísimas ganas de ayudar a un animal necesitado como para adoptar, con todas las consecuencias, a un animal como Persia, por el que ya, de entrada, sabes que tendrás que asumir momentos duros, desembolsos de dinero, visitas rutinarias al veterinario y adaptar tu vida a la suya. Por eso no podemos estarle más agradecidas ni admirarla más. Ay, si el mundo estuviera lleno de Elenas… 💜
Pero, si os decimos la verdad, también Persia lo pone todo muy fácil. Es tan buena y tan única que sabe compensar con creces todo lo que haya que hacer por ella. Es que no podemos quererla más…
Sólo queda dar las más inmensas gracias a Elena, una vez, y otra, y todas las que hagan falta porque en la vida hubiéramos esperado encontrar a una persona como ella, y hacerle saber que vamos a estar ahí, ahora y siempre, para apoyarlas a las dos cuando lo necesiten. También a vosotrxs, a todas y cada una de las personas que habéis formado parte de la vida de Persia y nos habéis ayudado a sacarla adelante aún teniéndolo todo en contra.
Sólo queda esperar que todo vaya bien y que Elena y Persia puedan disfrutar de una larga y maravillosa vida juntas.
Sólo queda esperar que seas feliz de una vez por todas, pequeña luchadora. Te queremos 💜
PERSIA, adoptada en Cádiz.