¡QUIERO ADOPTARLO!

¡Ni un animal más!
Decíamos, momentos antes de oír unos tenues maullidos que provenían del motor de un coche. El coche estaba aparcado en una de las avenidas más transitadas de Córdoba. Así que, o hacíamos algo, o con total seguridad acabaría muerto. Bien abrasado en el interior del vehículo, bien aplastado bajo las ruedas de otro.

Y así, sin pensarlo demasiado, tres personas arrastrándose bajo el coche para encontrarlo y algún que otro mordisco de puro miedo.
Encontramos un gatito de menos de dos meses, esquelético como pocas veces hemos visto en una cría tan pequeña. Al día siguiente, ya nos estaba ronroneando y dando cabezazos de agradecimiento.

Os presentamos a PISTÓN, un gatito tremendamente especial, que necesita la mejor familia del mundo.

Está en Córdoba, pero puede viajar a donde sea necesario.